Seleccionar página

Presento las tres ilustraciones en las que relaciono a los tres filósofos de la sospecha (Marx, Freud y Nietzsche) con el film My Mexican Bretzel, de Nura Jiménez Lorang. Todas las ilustraciones están hechas vía digital.

Friedrich Nietzsche (1844-1900)

Bien, la idea o concepto de Nietzsche que intento plasmar aquí es la separación entre el último hombre, sentado en su sofá, cómodo, sin motivación por superarse. Según Nietzsche , es coetáneo con los nombrados.

EL ÚLTIMO HOMBRE, SENTADO EN EL SOFÁ, CÓMODO, ASISTE A SU TIEMPO SIN NECESIDAD NI DESEO ALGUNO DE SUPERACIÓN.

Para representarlo he retratado al marido de Vivian, León Barret. Hombre de negocios, preocupado por los bienes materiales. Muestra un interés fingido hacia Vivian, sin realmente interesarse por ella. Esta idea de ficción frente a realidad aparece en varios momentos de la película, por ejemplo, con el medicamento Lovedyn, gran inversión de León, que acaba siendo un placebo, o con esa manía de León de grabar todo lo que ocurre a su alrededor, según Vivian, para crearse una especie de “burbuja” y escapar así de la realidad. Hablando del medicamento, éste aparece representado en la ilustración, cayendo de la mano de León y mutando las pastillas a monedas, buscando así representar los verdaderos intereses de este personaje.

EL MARIDO DE VIVIAN, LEÓN BARRET, HOMBRE DE NEGOCIOS, FINGE EL INTERÉS POR ELLA. EL PLACEBO LOVEDYN TAMBIÉN ES FICCIÓN, DEL MISMO MODO QUE LAS PASTILLAS, MUTADAS EN MONEDAS, LO SON. COMO TODA SU PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD, QUE PASA POR EL FILTRO DE LA CÁMARA. LEÓN BARRET FILMA EN LUGAR DE VIVIR Y EN ESA BURBUJA DE IMAGEN, HUYE.

En contraposición a León Barrett, representando al superhombre, encontramos a Leo. Según anuncia Nietzsche en Así Habló Zaratustra, una de sus obras más relevantes, la figura del superhombre aparece en oposición al último hombre, defendiendo unos nuevos valores, negando cualquier menosprecio del mundo o del cuerpo. Leo es el nombre del amante mexicano de Vivian, el cual, al contrario que el marido de esta, valora más los sentimientos y el amor que profesa hacia Vivian, que el dinero o los bienes. En la película no muestra su apariencia, por lo que he decidido inventármela. Lo he retratado con ropa vieja, para enfatizar la idea que acabo de nombrar.

¿PODRÍA LEO SER EL «SUPERHOBRE»?. ZARATUSTRA CONTEMPLA A LOS DOS HOMBRES EN OPOSICIÓN. LEO, EL NUEVO HOMBRE, NO COMPORTA MENOSPRECIO DEL CUERPO, NI DEL MUNDO. EL AMANTE NO MIENTE NI ASFIXIA EL SENTIMIENTO. SU PRESENCIA DESBORDA LOS BIENES Y EL DINERO. FRENTE A LA MENTIRA DEL TRAJE, VISTE LA ROPA RAIDA DE LA VERDAD.

Karl Marx (1818-1883)

Alienación es la palabra que usa Marx para definir el momento en el que la explotación del trabajador llega a tal punto en el cual éste deja de ser considerado persona y se convierte en una máquina más, un número. Según uno de los tipos de alienación explicados por Marx, el hombre puede llegar a sentir extraños su propio cuerpo, así como su propia actividad vital, el trabajo. Es así como deja de sentir su “esencia humana”

Para relacionar este concepto con la película a tratar, he recurrido nuevamente al medicamento, Lovedyn, ya que, al fin y al cabo, muchas personas en nuestra sociedad actual recurren a medicamentos parecidos para combatir la ansiedad o la depresión. Y si esos síntomas son nuestra propia “esencia humana”, que nos está diciendo que salgamos de la alienación que nos rodea? Ya sea por el trabajo, o por las normas no escritas de nuestra sociedad que nos instan a seguir unos modelos y unos cánones específicos. Bien, por esto en la imagen vemos a cuatro personas, aparentemente diferentes, cada una de un color, pero realmente idénticas respecto a su forma de vestir y su expresión alegre ante la cámara. Ésta aparece para representar el otro tipo de alienación que sufrimos hoy en día, el digital. Estando todos conectados, convirtiéndonos en muchas ocasiones sólo en un “me gusta” más. Además , muchas veces fingimos y mentimos en las RRSS. Y qué mayor alienación hay que mentir para tener un buen perfil y ser aceptado por el resto?

Sigmund Freud (1856-1939)

Según Freud, no somos tan racionales como pensamos, sino que estamos dominados por impulsos inconscientes. En este caso, impulsos agresivos provenientes del ello. Éste es el lado oscuro de la mente, guiado por los impulsos irracionales y el principio del placer. En el lado opuesto encontramos el superyó, representando los valores morales y éticos. Entre ambos está el yo, mediando entre ambos y guiado por el principio de realidad.

En esta ilustración represento el ello, de una forma muy simple, usando un emoticono del Whatsapp, algo fácilmente reconocible por todo el mundo. Y también con un mensaje muy simple, “estoy enfadado”. La simpleza de tanto el mensaje como la imagen es que, al representar algo irracional, automático, pienso que debe de ser lo menos complejo posible.